Un conflicto empieza cuando una parte, de modo intencional o no, invade o afecta negativamente algún aspecto psicológico, físico o territorial de la otra parte. El daño puede ser real, objetivamente comprovable, o puede ser solamente percibido por la parte afectada(daño subjetivo).

Etapa 1.- Conocimiento: Las partes toman conocimiento de una confrontación, que es la primera indicación de el conflicto. Se reconocen necesidades y valores incompatibles, a través, de un posicionamiento. Una parte confronta a otra o toma una posición que se opone a otra. Hay una alta energía emocional en el posicionamiento: miedo, agresión o una reacción paranoide de auto-defensa.

Etapa 2.- Diagnostico: Esta fase envuelve la evaluación de las partes de si el conflicto es uno, de necesidades, o de valores. es importante definir esto: si el conflicto tiene consecuencias concretas y tangibles para las partes, o sea si afecta el tiempo, la propiedad, el dinero o la salud de las partes, es sobre las necesidades. Las necesidades humanas estan basadas en impulsos básicos de supervivencia de la espécie, impulsos irracionales.
Si ataca al respeto, la imagen profesional frente a la sociedad, el status o intangibles varios, es un conflicto sobre valores. Un valor es un elemento elegido libremente para formar la conciencia o el yo. Es muy importante, pues deviene parte del yo, e influencia la vida entera de una persona o comunidad. Generalmente, los valores no son objeto de negociación sino de respeto.

Etapa 3.- Reducción del conflicto: Esta fase envuelve la reducción del nivel de energía emocional y la comprensión de las diferencias, de manera que las partes en disputa puedan manejar el conflicto.
Incluye estar de acuerdo en reducir la conducta destructiva y las actitudes y sentimientos negativos del uno hacia el otro. El acuerdo no puede ser definitivo, sino uno que habilita a las partes para explorar las diferencias de generar respeto mutuo del uno hacia el otro. Aqui se produce la difusión de la energía emocional de la primera fase. Hay mutua aceptación de las diferencias.

Etapa 4.- Solución del problema: Esta fase envuelve el uso de los procesos de solución de problemas que permitan establecer un curso de acción efectiva, llevando a una solución que satisfaga a los intereses principales de las partes.
Se hace a través de:
a) Escuchar reflexivamente para asegurar la comprensión.
b) Cuidar sobre todo de mantener la relación.
c) Distinguir entre posiciones en intereses.
d) Buscar resultados mutuamente beneficiosos.

Etapa 5.- Construcción del acuerdo final: se describe un acuerdo que ambas partes puedan aceptar e implementar, que teóricamente al menos sea mejor que la continuación de las hostilidades. Se procura restaurar la relación anterior, si esto es posible.