La definición más simple, y la que la mayoría de nosotros posiblemente elegiríamos, es la que se refiere a una situación en la que dos personas no están de acuerdo con la forma de actuar de una de ellas, o con que una de ellas tome las decisiones.

Pondremos un ejemplo:
Si Luis quiere ir a Canarias y María a Baleares, están en desacuerdo. Si Luis accede a ir a Baleares, o si María acepta ir a Canarias, o si ambos acuerdan optar por Portugal, el conflicto no se produce -sólo ha habido una desavenencia que se ha resuelto-. Pero si ninguno de los dos cede, el resultado será un conflicto.

Por lo que técnicamente podríamos dar como definición a conflicto, como un enfrentamiento de posiciones que surge entre varias personas o grupos de personas porque el comportamiento de una parte perjudica el logro de los objetivos que persigue la otra.